Salud dental en conejos



Como sabemos, los conejos son masticadores incesantes. Usan sus dientes no solo para ingerir sus alimentos altos en fibra, sino también para expresar frustración, felicidad o dolor, remodelar su entorno, acicalar a sus compañeros y a ellos mismos, explorar y marcar territorio. Hay mucho que podemos hacer para mantener esta parte importante de su anatomía en buen estado. 

Los problemas que ocurren usualmente en la cavidad oral incluyen: maloclusión de los incisivos, dientes quebrados o rotos, puntas o espolones en los dientes de las mejillas, cuerpos extraños, abscesos, infección de la raíz del diente o hueso y verrugas (ver enfermedades dentales comunes aquí). La detección temprana es crucial en la evolución de estos problemas.


Plan de salud dental casero


A. Inspecciones frecuentes de su boca

1. Revisa la cabeza y las mejillas

Coloca a tu conejito sentado en frente tuyo (que su cara quede mirando la tuya) y siente los costados de su cara y debajo de su mandíbula, haciendo una presión suave. Los costados deben sentirse iguales y no debe haber bultos o inflamación que no son simétricos. Haz presión un poco más firme en los costados de la mandíbula. Si tu conejito se encoge repetidamente cuando tocas cierto punto, podría significar que hay algo que le produce dolor dentro de su boca. La parte inferior de la barbilla es un punto que les genera muchas cosquillas a la mayoría de los conejos y la glándula odorífera que se encuentra allí puede hacer que la barbilla se sienta un poco irregular o con bultos. Aprende a reconocer cuánto te deja tu conejito manipular esta área y cómo se siente cuando está normal; algún cambio puede indicar un problema que está en desarrollo.

2. Revisa los incisivos

Los incisivos están localizados al frente de la mandíbula son fáciles de ver y examinar con un poco de experiencia. Coloca a tu conejito acostado sobre su espalda o sentado frente a ti y separa, gentilmente, sus labios para hacer una "sonrisa". Si está sentado, usa tu cuerpo para prevenir que se haga hacia atrás. Los cuatro grandes dientes que ves (2 superiores y 2 inferiores) son sus dientes incisivos. Revisa que no estén flojos o sueltos y que las encías son rosadas (no rojas o moradas). Asegúrate de que los dientes encajan y se están desgastando apropiadamente (ver la imagen). La maloclusión (dientes que no encajan ni se desgastan adecuadamente) hace que los dientes crezcan demasiado y necesitan que se les recorte frecuentemente. El proveerle juguetes que pueda roer a un conejito con maloclusión no solucionará el problema. Consulta a tu veterinario si tu conejito sufre de maloclusión. En la mayoría de los casos, la maloclusión es hereditaria y se manifiesta antes de los 6 meses de edad. La maloclusión que comienza en edades más avanzadas podría deberse a traumas, infecciones o tumores y debe ser revisada por un veterinario lo más pronto posible. Revisa si hay pelos u otros objetos extraños atrapados en los dientes. 

Detrás de los incisivos superiores hay dos dientes como pinzas, llamados incisivos auxiliares o <<dientes pinza>>. Son más difíciles de ver que los incisivos, pero, afortunadamente, rara vez ocasionan problemas.

3. Revisa los dientes de las mejillas


Los dientes de las mejillas de los conejos están localizados muy profundo en la cavidad oral y no son fáciles de ver sin el uso de un otoscopio, pero puedes buscar señales de dolor en estos dientes, por ejemplo:

  • El conejito babea o tiene mojada el área alrededor de la boca 
  • Inflamación, calor o dolor en la mandíbula inferior o en la barbilla 
  • Cambios en la preferencia de la comida (especialmente, pero no siempre, de comida dura a blanda) 
  • Muestra interés en la comida, pero no come 
  • Pérdida de peso 
  • Mal olor en la boca 
  • Rechina sus dientes (diferente al sonido que producen cuando están contentos) 
  • Comportamiento solitario o gruñón

Si la maloclusión hace que se le acumule pelo o comida alrededor de los dientes, puedes controlar la infección usando un cepillo de dientes para bebés - el más pequeño - para remover los restos acumulados.


B. Crea un "entorno seguro para roer"

1. Objetos seguros para roer

Ofrece muchos objetos seguros para roer, como cartón (si no lo ingiere), maderas naturales (sauce, manzana, etc.), piña seca, castones de mimbre sin barnizar y esterillas de paja. (Haz click aquí para adquirir juguetes para roer)

2. Evita que muerda cosas peligrosas

Aleja a tu conejito de áreas peligrosas, como aquellos lugares donde hay cables. 

3. Vigila 

Recoge pequeños objetos que puedan atascarse en la boca de tu conejito, como bandas elásticas o cauchos, agujas, ataduras de alambre, ganchos de cosedora y clips.

Aunque los dientes de los conejitos puedan ocasionarnos problemas al destruir objetos de nuestra casa, como el cable del teléfono o las patas de las sillas, es responsabilidad de nosotros mantener sus dientes saludables. Los dientes saludables son parte esencial en la salud general de tu conejito, tanto física como mental.

___
Fuente: Rabbit.org | Traducción: Conejos Colombia
Imagen cabecera: Small animal channel

Compartir:

0 comentarios