Cabeza inclinada en conejos





Nota: El propósito de este artículo no es para que diagnostiques y trates la cabeza inclinada por tu cuenta. Si tu conejito muestra signos de esta condición, deberás llevarlo al veterinario urgentemente.


***

La cabeza inclinada es vista con cierta frecuencia y puede ser el resultado de varias enfermedades. El término correcto de esta condición es enfermedad vestibular (que puede incluir otros signos, además de la cabeza inclinada). Otro término que se usa con frecuencia es tortícolis, que es la contracción de los músculos del cuello y si esto ocurre, se desarrolla como consecuencia de la enfermedad, la cual coloca la cabeza en una posición inclinada, que, con el paso del tiempo, podría contraer los músculos. Esto no ocurre en todos los conejos con enfermedad vestibular; por lo tanto, el término tortícolis no es el mejor término para llamar a esta condición porque, en la realidad, es una consecuencia potencial de la enfermedad. 

Los conejos con enfermedad vestibular pueden tener su cabeza en una posición que oscila en una inclinación de pocos grados hasta los 180 grados. El conejo se puede caer, girar, tener dificultades para pararse y desarrollar lesiones oculares, ya que el glóbulo ocular prominente (especialmente, del ojo que queda <<abajo>>) es propenso al trauma. Los signos más característicos de una enfermedad vestibular en un conejo son una cabeza inclinada persistente y pérdida de equilibrio


Causas de una cabeza inclinada


Una gran diferenciación que debe hacerse cuando se diagnostica la causa de una cabeza inclinada es si esta es periférica (no afecta el cerebro, pero sí otras áreas) o central (incluye el cerebro y más específicamente el núcleo vestibular). Una vez se hace esta diferenciación, el veterinario puede proceder a realizar un diagnostico y tratamiento. En general, el pronóstico para una recuperación total es mejor para una enfermedad periférica que para una central. Sin embargo, cada conejo es único y el tratamiento y pronóstico debe ser determinado en una base personalizada por el veterinario a cargo. 

Otitis interna (inflamación del oído interno)

Esta es la causa más común de la cabeza inclinada. Las causas de una inflamación del oído interno pueden incluir:

  • Enfermedad infecciosa: microorganismos, incluyendo un número de bacterias, pueden invadir el oído interno desde el tracto respiratorio hacia la trompa de Eustaquio (el camino más común) o desde el oído externo o medio hacia abajo. Ocasionalmente, los microorganismos también pueden introducirse a través del torrente sanguíneo. Los organismos incluyen una gran variedad de bacterias, tanto aerobias (que pueden vivir o desarrollarse en presencia de oxigeno) como anaerobias (no necesitan oxigeno para vivir) y hongos. 
  • Cuerpos extraños: pueden ingresar, ocasionalmente, en el canal auditivo y penetrar el oído interno.
  • Trauma: un trauma puede afectar el oído interno, incluyendo descargas severas cuando el tímpano ha sido roto o cuando se fractura la bulla timpánica (ampolla timpánica) o el hueso petroso (hueso temporal).
  • Neoplasia: el cáncer es raro, pero puede darse en el oído interno o en sus alrededores, dando como resultado signos de enfermedad vestibular. 
  • Toxinas: las toxinas entran a través del torrente sanguíneo (una toxina que fue ingerida o inhalada) o a través del canal auditivo (si el tímpano se ha roto). Algunos medicamentos para el oído o desinfectantes aplicados cuando hay un tímpano roto, pueden causar daño al oído interno. Alguno de ellos son: productos de yodo (por ejemplo, Isodine), Cloranfenicol, gentamicina, neomicina y clorhexidina.

Entre los signos de una otitis interna se encuentran: cabeza inclinada hacia el lado afectado, giros, nistagmus (movimiento involuntario e incontrolable de los ojos), ataxia (inhabilidad para caminar normalmente), sordera y, algunas veces, temblor. Los conejos todavía son capaces de comer y tienen apetito después de que el shock inicial de la enfermedad desaparece después de 24 a 48 horas. Los conejos también se mantienen mentalmente alerta y no tienen una actitud desanimada. La enfermedad es, generalmente, aguda (ocurre rápidamente), aunque, en algunos casos, puede tener un comienzo gradual. 

Otitis media ( infección del oído medio)

Esta también es una enfermedad común en los conejos y puede ocurrir al mismo tiempo que una otitis interna o causarla. Sin embargo, una enfermedad solamente en esta área no causa una cabeza inclinada persistente. La cabeza del conejo puede inclinarse temporalmente debido al dolor, pero no hay pérdida de equilibrio y la inclinación puede corregirse fácilmente cuando el conejo está alerta. Las causas de la otitis media son las mismas que las de la otitis interna, con la excepción de una enfermedad parasitaria por ácaros en los oídos. En una infección severa de ácaros, es posible que haya una ruptura del tímpano y que los parásitos invadan el oído medio. 

Entre los signos de una otitis media se encuentran: cabeza inclinada temporalmente hacia al lado afectado (debido al dolor), frotamiento de la cabeza, rascarse las orejas. Si ambos lados están afectados (como sucede en la mayoría de infecciones por ácaros), el conejo puede alternar estos signos de lado a lado. Si hay daño en los nervios craneales, que se encuentran a lo largo del oído medio, signos adicionales que pueden notarse son: babeo, reflejo de parpadeo nulo o reducido, ojos secos, orejas caídas, sordera o síndrome de Horner (parpados caídos, ojos hundidos, tercer parpado relajado, pupilas contraidas). Generalmente, el apetito del conejo se mantiene normal. 

Enfermedad del tallo cerebral

Una enfermedad en el tallo cerebral - específicamente en el núcleo vestibular - puede causar signos similares a los de la otitis interna. Ya que el núcleo vestibular se encuentra en lo profundo del cerebro, es probable que la enfermedad que afecta esta área, también afecte el tejido cerebral circundante. Por lo tanto, signos neurológicos adicionales pueden estar presentes, como: pérdida de apetito, confusión mental, parálisis y muerte súbita. Si la enfermedad también afecta al cerebro, signos adicionales, como convulsiones, pueden observarse.

  • Enfermedades infecciosas: bacterias, hongos y virus pueden afectar el tallo cerebral y pueden entrar a través del oído interno, el torrente sanguíneo o través de una infección de la raíz de los molares superiores. Se pueden formar abscesos o una infección cerebral más generalizada (encefalitis) puede presentarse. Se ha encontrado que una variedad de bacterias puede afectar el cerebro de los conejos, incluyendo Pasteurella, Bordetella, Staphylococcus, Listeria monocytogenes, y bacterias anaerobias. Además, ha habido al menos un caso de virus del herpes simple (VHS-1), que causó encefalitis en un conejo domestico. Esta enfermedad se puede transmitir de humanos a conejos. 
  • Enfermedad protozoaria: El Encephalitozoon Cuniculi es un organismo unicelular, llamado microsporidia, que puede infectar a los conejos. Ataca el sistema nervioso central del conejo (el cerebro y la médula espinal). Los conejos adultos se infectan a través de la ingesta o la inhalación de esporas (los órganos reproductivos), que se encuentran en la orina de animales con la enfermedad activa. Sin embargo, la mayoría de los conejos se infectan a través de su madre, en la placenta durante el embarazo. Después de entrar en el cuerpo del conejo, las esporas infecciosas pasan a través del intestino y luego se mueven por el cuerpo hacia el corazón, los pulmones, el hígado y el bazo. En este punto de la enfermedad, la mayoría de los conejos no muestran señales externas de la misma. Sin embargo, en algunos conejos, la enfermedad se expandirá eventualmente hacia los riñones, los ojos y el cerebro. Incluso en esta etapa, muchos conejos no muestran signos de la enfermedad y viven una vida normal. Otros, sin embargo, pueden mostrar graves consecuencias, incluyendo la muerte, si la enfermedad sobrepasa la habilidad del sistema inmunológico para contenerla.  Es importante resaltar que es poco probable que el E. Cuniculi afecte únicamente al núcleo vestibular, ya que invade el cerebro y, por lo tanto, los conejos con cabeza inclinada causada por el E. Cuniculi, muy probablemente, tendrán al menos otro signo de una enfermedad central, como debilidad, parálisis, ceguera, apetito alterado, temblores o convulsiones. En estos momentos, no hay un medicamento que erradique completamente el E. Cuniculi, una vez se establece la infección, pero el tratamiento puede parar la progresión de la enfermedad y reducir los signos clínicos. Algunos conejos son capaces de recuperarse espontáneamente (sin el beneficio del tratamiento), debido a que su sistema inmunológico curó la enfermedad efectivamente. En raras ocasiones,el Toxoplasma gondii - otro protozoario - puede causar encefalitis en los conejos y una gran variedad de signos, incluyendo la cabeza inclinada.
  • Enfermedad parasitaria: El parásito más común asociado a la cabeza inclinada en un conejo es el gusano de mapache, Baylisascaris procyonis. Los mapaches que están infectados con el gusano pasan los huevos a las heces. Toma entre 3 y 4 semanas para que la larva dentro del huevo se vuelva infecciosa o sea capaz de enfermar a un animal. Cuando los mapaches ingieren el huevo infeccioso, el gusano adulto se desarrolla y se aloja en el intestino, donde causa daños mínimos. Sin embargo, cuando especies diferentes al mapache ingieren el huevo infeccioso del Baylisascaris, la larva rompe el huevo y migra a través de varías áreas del cuerpo, incluyendo el cerebro. Una vez llega a su destino, se encapsulan para poder seguir viviendo por un tiempo. El gran tamaño de la larva y su agresiva migración, sumadas al pequeño tamaño del cerebro del conejo, crean una reacción inflamatoria significativa, que causa daño a los tejidos circundantes. Los conejos pueden ingerir los huevos cuando se les permite pastar en zonas contaminadas, cuando se les ofrece heno contaminado para que coman o se usa como lecho. Signos observados en conejos con Baylisascaris incluyen: cabeza inclinada, temblor, debilidad, ceguera, convulsiones o muerte súbita. Un diagnostico definitivo de Baylisascaris en un conejo puede llegar a ser difícil, ya que esta enfermedad imita a otros desordenes vestibulares centrales (cabeza inclinada). Si se sabe que el conejo ha estado expuesto a heces de mapaches, será una información muy útil. 
  • Accidente cerebro-vascular (infarto): una enfermedad que afecta el sistema circulatorio del cerebro puede afectar otras áreas y causar una gran variedad de señales. 
  • Neoplasia: cáncer que afecta al cerebro en una variedad de áreas.
  • Trauma: un trauma en la cabeza o cuello podría resultar en lesiones cerebrales o en la parte alta de la médula espinal. 
  • Toxinas: las toxinas ingeridas o absorbidas a través de la piel o el tracto respiratorio pueden generar un daño cerebral. Las toxinas más comunes son los metales pesados, como el plomo o el zinc (pintura, jaulas, alfarería importada), toxinas de plantas, algunos insecticidas o medicamentos antiparasitarios y monóxido de carbono.
  • Enfermedad metabólica: esto podría ser cualquier enfermedad, como por ejemplo, enfermedades del riñón o el hígado o enfermedades gastrointestinales que conducen a la acumulación de toxinas en el cuerpo, debido al mal funcionamiento de ese órgano en particular. Eventualmente, las toxinas afectan la función del cerebro y pueden generar síntomas como debilidad, pérdida de equilibrio, etc. Afortunadamente, los conejos con estás enfermedades deben mostrar signos de enfermedad mucho antes de que se afecte el cerebro. 
  • Golpe de calor: las altas temperaturas y humedad pueden producir un golpe de calor y puede afectar todas las áreas del cerebro. los signos iniciales pueden incluir, caminar en círculos, tambaleo, debilidad y pérdida de equilibrio. Un historia de exposición al sol es clave para el diagnostico. Para leer más sobre el golpe de calor, haz click aquí.

El diagnostico de una enfermedad en el tallo cerebral es difícil y depende mucho del examen físico, del examen neurológico y un historial detallado. La presencia de signos adicionales, además de los signos de enfermedad vestibular, es un indicio de una enfermedad central, en vez de una periférica. 


Acercamiento al diagnostico de una cabeza inclinada


A continuación, dejamos algunos de los exámenes que podrían realizarse para determinar la causa de la cabeza inclinada en un conejo. 

Historial

Un historial detallado es de vital importancia para determinar la causa de la enfermedad. Aquí es donde el dueño debe hacer observaciones cuidadosas y tomar notas para recordar detalles. 
  • Historial de una enfermedad previa (especialmente, respiratoria, auditiva, de los riñones e hígado)
  • Historial de episodios previos de cabeza inclinada, debilidad o incontinencia
  • Posibilidad de exposición a toxinas ambientales o parásitos - acceso al jardín, heces fecales de animales, otros conejos, plantas, toxinas del hogar. 
  • Exposición a otros conejos que están o estuvieron enfermos (particularmente, enfermedades neurológicas)
  • Posibilidad de trauma 
  • Posible contacto con humanos con una infección de herpes activa.
  • El estado actual de tu conejo. Esto incluye los signos que has observado, la primera vez que los notaste y si han ido mejorando, empeorando o se han mantenido igual. El apetito de tu conejo y su dieta (no solo lo que le ofreces, sino lo que come). Algún cambio o pérdida de apetito o pérdida de peso. 

Examen físico

Un examen físico completo y un examen neurológico completo son esenciales para el diagnostico de la causa de la cabeza inclinada. Las siguientes preguntas serán respondidas por un examen físico exhaustivo.
  • Actitud mental: ¿está el conejo alerta y activo o depresivo y apagado?
  • Cabeza inclinada: Observa la persistencia, el lado al que la cabeza se inclina, ¿camina en círculos?
  • Equilibrio: ¿el conejo trata de erguirse si se le da soporte?
  • Marcha: ¿alguna anormalidad en su marcha?
  • Nistagmus:  Si esta presente, ¿es espontaneo o posicional? ¿es horizontal o vertical?
  • Examen de oído: ¿hay signos de enfermedad externa o de la membrana timpánica?¿Hay signos de fluidos, sangre o pus más allá de la membrana timpánica?
  • Respiración: ¿Hay signos de enfermedad respiratoria?
  • Sistémico: Otros síntomas neurológicos, debilidad (especialmente, de las extremidades traseras, parálisis, incontinencia, cambios de comportamiento, signos externos de trauma (particularmente, alrededor de la cabeza y cuello).

Examen de sangre

  • Conteo sanguíneo completo: este examen puede ser útil para determinar si hay anemia (presente en algunos casos de trauma o casos de enfermedad de los riñones) o infección. 
  • Bioquímico sérico: este examen es útil para confirmar o descartar un número de enfermedades, pero para este propósito, principalmente, enfermedades del hígado y riñón.
  • Serología para E. Cuniculi: Este examen es de uso limitado en un diagnostico definitivo de una enfermedad activa. Como señalamos anteriormente, la mayoría de conejos están expuestos mientras están en el útero de la coneja. Esto significa que, la mayoría de los conejos darán positivo para anticuerpos de E. Cuniculi en ausencia completa de cualquier infección parasitaria clínica de este organismo. Por esta razón, interpretar un examen positivo es, usualmente, difícil y complicado. La producción de anticuerpos puede permanecer elevada por años, incluso en conejos clínicamente normales que nunca mostraron enfermedad. La interpretación de un examen de E. Cuniculi negativo es más fácil. Significa que el sistema inmunológico del conejo nunca ha estado expuesto o ha reaccionado a este organismo. Hay varios exámenes disponibles, pero todos son para analizar los anticuerpos y no el organismo mismo. Si un conejo es expuesto cuando es adulto, generalmente, hay un periodo de dos semanas entre la exposición al organismo y un examen positivo (el desarrollo de los anticuerpos). Los únicos medios definitivos de diagnostico de una infección activa de E. Cuniculi son una biopsia de tejido (en este caso, del cerebro) y la demostración de organismos y lesiones microscópicas. En estos momentos, las biopsias de cerebro son demasiado riesgosas como para recomendarlas en conejos.
  • Examen sanguíneo para metales pesados: este examen es muy importante, si se sospecha de una intoxicación por metales pesados.
    
Cultivos bacterianos

Si se puede obtener material en forma de tejido o frotis, lo ideal sería hacer un examen de cultivo bacteriano y un test de sensibilidad a antibióticos para determinar el mejor medicamento. Es vital examinar tanto los cultivos aerobios (el más común) como los anaerobios, ya que ambos tipos de organismos podrían estar involucrados y, generalmente, se tratan diferente. Desafortunadamente, es frecuente que no se pueda recoger muestras de cultivo de un conejo con enfermedad vestibular tan fácilmente o de forma segura.

Endoscopia

Una endoscopia del canal auditivo puede ser útil, si hay una infección en el oído medio o para obtener cultivos a través de la membrana timpánica con una técnica quirúrgica llamada miringotomía. Este procedimiento no está disponible en todos los centros veterinarios y puede estar limitada a conejos, debido a la formación de pus sólido, en vez de líquido.

Radiografías

Las radiografías son útiles para detectar la presencia de metales pesados en el tracto gastrointestinal y para diagnosticar un trauma en la cabeza. También, son útiles para detectar si hay alguna enfermedad en la bulla timpánica, donde se aloja el oído medio. Las radiografías se toman lateralmente, dorsoventralmente (el conejo se acuesta sobre su estómago para tomar la radiografía) y, algunas veces, se toman radiografías oblicuas del cráneo. Si la enfermedad del oído medio o interno se encuentra lo suficientemente avanzada y hay acumulación de fluidos o pus, se verá una densidad incrementada en la bulla. Se sospecha de una inflamación o infección crónica, si hay un cambio en el hueso de la bulla. Sin embargo, es importante recalcar que si la enfermedad del oído medio o interno es aguda (no ha tenido tiempo de crear efectos secundarios) o si hay poco fluido o acumulación de pus, las radiografías de la bulla serán normales, incluso si la enfermedad sigue presente. Este escenario es el más común, por lo tanto una radiografía normal no es prueba definitiva de que no existe la enfermedad en el oído medio o interno.

Análisis del líquido cefalorraquídeo

Este examen podría ser útil, si se sospecha de una enfermedad central como una encefalitis.

Biopsia

Si es posible obtener una muestra del tejido afectado, entonces un análisis microscópico puede ser extremadamente útil para realizar un diagnostico.

TAC o resonancia magnética 

Estos procedimientos son los más precisos y los más seguros para diagnosticar una enfermedad del oído medio o interno. Siempre debe hacerse primero una radiografía para explorar si hay alguna enfermedad de la bulla timpánica y para determinar si hay señales de trauma. Encontrar cambios en una radiografía en un conejo con señales clínicas es suficiente para un diagnostico, sin necesidad de investigar más a través de un TAC o resonancia magnética. Sin embargo, como comentamos anteriormente, una radiografía, generalmente, tiene un resultado negativo en presencia de una enfermedad clínica, por lo tanto el siguiente paso podría ser tomar un TAC o resonancia magnética para confirmar o eliminar la presencia de inflamación en el oído medio o interno. Un TAC o resonancia magnética también es útil en el diagnostico de algunas enfermedades cerebrales como la enfermedad cerebro-vascular o neoplasia, particularmente, si se usa contraste. 


Tratamiento y cuidados


A continuación, dejamos una serie de sugerencias para tratar un conejito con cabeza inclinada. Por favor, recuerda que estos son solo consejos y que todas la decisiones finales deben tomarse como un equipo entre el veterinario y tu, ya que cada animal es único y requerirá un cuidado personalizado.

  • Si no se puede realizar un diagnostico definitivo de la enfermedad (una situación muy común), pero se sospecha de que puede ser una enfermedad periférica, debido al examen físico, historial y otros exámenes, el conejo deberá ser tratado con una amplia gama de antibióticos por un periodo de tiempo extendido, que puede ir desde las 3 semanas hasta varios meses.
  • Generalmente, los corticoides (medicamentos con cortisona) deben ser evitados, en la medida de lo posible, porque los conejos podrían ser sensibles a las características inmunosupresoras de estos medicamentos y su uso puede causar más complicaciones. Sin embargo, en casos donde se sospecha de una infección de Baylisascaris, un uso corto de corticoides (48 horas) es indicado para reducir una respuesta inflamatoria adicional. 
  • Si se sospecha fuertemente de una infección de E. Cuniculi, debido a múltiples signos de enfermedad central, serología,  y al descarte de otras enfermedades, debe considerarse el uso de oxibendazol, fenbendazol, albendazol.       
  • Debe considerarse el uso de medicamentos anti-inflamatorios libres de esteroides para reducir la inflamación y controlar el dolor que pudiera estar presente. estos medicamentos podrían necesitarse únicamente al inicio de la terapia. 
  • El uso de medicamentos para nauseas es controversial, ya que no hay una evidencia clara de que los conejos experimenten síntomas de nausea. Ellos tienen una fisionomía diferente a los humanos, en el hecho de que ellos no tienen la habilidad física de vomitar, así que no sabemos si la cinetosis (trastorno debido al movimiento) juega un papel en conejos con una enfermedad vestibular y no hay evidencia sustancial de que el uso de este tipo de medicamentos ayude a mejorar la condición de los conejos con cabeza inclinada. Aunque, probablemente, no cause daño (sin embargo, esto tampoco ha sido examinado), quizás estos medicamentos no son necesarios y lo mejor sería evitar darle muchos fármacos a la vez al conejo. Algunos veterinarios sienten que los medicamentos para las nauseas, como la difenhidramina o meclizina, son útiles en un conejo sin balance o en uno que no quiere comer. 
  • Lubricar los ojos es útil, especialmente, en aquellos animales que tienen una cabeza inclinada severa. El ojo que queda <<abajo>> es propenso a lesionarse, debido a que los ojos de los conejos son naturalmente salidos. Los conejos no parpadean muy seguido y este ojo podría secarse, erosionarse o infectarse. Es necesaria la atención diaria
  • Una terapia nutricional y liquida (alimentación asistida) podría ser necesaria en una enfermedad vestibular aguda o en sus primeras etapas, ya que ellos se adaptan para una situación aterradora. Generalmente, los conejos con una enfermedad periférica solamente, regresan rápidamente a su apetito normal y no necesitan asistencia excesiva. Por el contrario, los conejos con una enfermedad central o con parálisis del nervio facial, que interfiere con la alimentación normal, podrían necesitar una asistencia a largo tiempo o permanente con fluidos y nutrición. 
  • Usualmente, los conejos con una enfermedad vestibular por cualquier causa,  no pueden alcanzar sus cecótrofos. Estas heces ricas en nutrientes pueden ser recolectadas cuando todavía están húmedas y se colocan en el plato de comida del conejo, junto con su concentrado (pienso). Por favor, asegúrate de diferenciar entre las heces redondas, secas y desgastadas y las heces brillantes, húmedas, suaves y más alargadas, agrupadas en racimo (cecótrofos). Ver la guía de heces aquí

cecótrofos
  • Es fundamental modificar el entorno de un conejo con una enfermedad vestibular severa para mantenerlo seguro, especialmente, aquellos con una pérdida de reflejos o que ruedan constantemente en una dirección. Esto incluye darle una jaula o recinto acolchado (toallas enrolladas, almohadas, forros para cunas) para permitir que el conejo aprenda nuevamente el sentido del equilibrio. Si el conejo rueda, gira o lucha por mantener el equilibrio, mantenlo en un espacio más pequeño. Esto lo mantendrá seguro y lo ayudará a sentirse más estable. Cuando saques al conejito de su jaula o recinto, asegúrate que el área de ejercicio tenga corredores angostos para ayudarle a equilibrarse, hasta que el conejo sea capaz de saltar normalmente en un área más grande. Manten el entorno lo más tranquilo y silencioso posible. Los sonidos fuertes, luces brillantes, vibraciones y otros, pueden causarle ansiedad y solo retrasará la habilidad del conejo para aprender a equilibrarse nuevamente



Tip: Una canasta de plástico puede ser un recinto seguro durante los episodios de giros.
Coloca dos cojines para mascotas en el fondo, luego algunas toallas suaves y encima una cobija
para mantenerlo cómodo y seco. Luego alcocha los lados con toallas enrolladas para apoyo.

  • Tu conejo podría necesitar una esquinera o caja de baño con una entrada baja, ya que es posible que tenga dificultades para saltar dentro o fuera de la misma. Te dejamos unas de ejemplo para referencia.


  • Intenta manipular a tu conejito lo menos posible. Los conejos con cabeza inclinada luchan para mantener su equilibro, especialmente, cuando no tienen sus patas en el piso. Si tienes que alzarlo, sujétalo fuertemente contra tu pecho y abraza sus costados tanto como sea posible. 
  • El ejercicio regular (una vez este estable) es una parte muy importante en el tratamiento y recuperación de una cabeza inclinada. Tener un área grande a su disposición para jugar es muy benéfico.  
Tip: Durante sus primeras veces afuera, o si está teniendo problemas para mantenerse erguido durante el tiempo de juego, intenta construirle una <<pista>>.
Haz una fila de almohadas o toallas a cada lado para que se mueva entre el acolchado.
Esto le puede ayudar a orientarse y le da soporte, si se tambalea. 


  • Un conejito de peluche puede ser una compañía bienvenida durante la recuperación de la cabeza inclinada.
  • La acupuntura, quiropráctica y otras terapias físicas pueden beneficiar a un conejito con cabeza inclinada para ganar fuerza y tonicidad en los músculos que no se están usando durante el proceso de curación. Haz click aquí para conocer los masajes que puedes realizarle a tu conejo. 
  • Es importante recordar que el curso de una enfermedad vestibular, incluso con el mejor pronóstico, puede tomar varías semanas o meses de cuidados antes de que se observe alguna mejoría.  Esta no es una enfermedad que tendrá una solución rápida, sin importar su causa.
  • La eutanasia es una opción difícil de considerar. Si un conejo muestra un empeoramiento continúo o depresión, pérdida de apetito y otras debilidades en un periodo de 2 a 3 semanas, la perspectiva del pronostico es bastante desalentadora y debe considerarse la eutanasia. Sin embargo, para la mayoría de los conejos con enfermedades vestibulares con una actitud mental animada y buen apetito, la eutanasia no necesita considerarse, si el dueño está dispuesto y es capaz de cuidarlo y realizar modificaciones en su entorno. 


Pronóstico


La recuperación de una enfermedad vestibular es variable y depende de la causa. Para la mayoría de conejos con una enfermedad periférica, el pronóstico va desde reservado a bueno y la mayoría recuperará gran parte de la posición normal de su cabeza y tendrán vidas normales. Sin embargo, este proceso puede tomar semanas o meses. Un indicador de un buen pronóstico es el apetito y la condición mental. Si un conejo se mantiene alerta, presta atención a su entorno y tiene buen apetito, el pronóstico será bueno para una recuperación y una vida normal. Algunos conejos tendrán secuelas de por vida de una cabeza inclinada, incluso si la enfermedad del oído interno es curada. Para los conejos con una enfermedad central, generalmente, hay pérdida de apetito o un estado mental apagado y el pronóstico no es alentador para la recuperación a un estado sostenible. Afortunadamente, la mayoría de conejos con una enfermedad vestibular parece tener una condición periférica y su futuro es bueno, siempre y cuando se le provean los mejores cuidados, un servicio veterinario especializado y tiempo. Las claves para una recuperación son compromiso y perseverancia, con la medicación y terapia apropiada, paciencia y mucho amor, el conejito puede volver a pararse y saltar. Es una enfermedad que causa temor y susto, pero si el conejito y su dueño están juntos durante el proceso, pueden salir victoriosos.   


Conejito con cabeza inclinada, debido a una infección en su oído, disfrutando su tiempo de juego


Puntos clave


  • Una cabeza inclinada persistente acompañada de nistagmus y pérdida de equilibrio es debido a una enfermedad periférica (oído interno) o central (núcleo vestibular del cerebro).
  • La CAUSA de la cabeza inclinada puede ser evasiva en un gran número de casos, pero si conocemos el LUGAR de la enfermedad, puede proveer la información suficiente para formular un plan efectivo de tratamiento y pronóstico.
  • Para determinar si la cabeza inclinada es causada por una enfermedad periférica o central, debe hacerse estrictamente un examen físico, un examen neurológico exhaustivo y conocer su historial. 
  • Una enfermedad periférica es, probablemente, la causa más común de la cabeza inclinada y sus signos más comunes son: cabeza inclinada, nistagmus espontaneo, giros y pérdida de equilibrio. En la mayoría de los casos, los conejos se mantienen alerta y con buen apetito y no exhiben otros signos de debilidad, anormalidades en la marcha o convulsiones. 
  • La enfermedad periférica es causada, en la mayoría de los casos, por inflamación del oído interno, siendo la más común una enfermedad bacteriana. No hay evidencia de que el E. Cuniculi cause enfermedad en el oído interno.   
  • Si el oído medio también está involucrado en la enfermedad periférica, podría presentarse también una parálisis del nervio facial, que involucra el labio, el tercer parpado y los músculos faciales. 
  • La enfermedad vestibular implica un pronóstico desde reservado a bueno para la recuperación clínica. Usualmente, hay una secuela de la cabeza inclinada, pero el conejo puede aprender nuevamente a establecer el equilibrio y vivir una vida relativamente normal. 
  • La enfermedad vestibular central es menos común y también incluye cabeza inclinada, nistagmus posicional, giros y pérdida de equilibrio. Debido a que el cerebro está involucrado, generalmente, hay otros signos, como pérdida de apetito, apatía, debilidad en otras áreas, anormalidades en la marcha, convulsiones o muerte súbita. 
  • Los conejos con enfermedad vestibular central podrían tener un historial de otros signos compatibles con la enfermedad central, exposición potencial a toxinas, parásitos o trauma. 
  • La enfermedad central vestibular puede ser causada por una variedad de condiciones, incluyendo infecciones bacterianas, E. Cuniculi, parásitos y trauma e implica un pronostico desde reservado a desalentador para la recuperación.
  • Las radiografías son necesarias para descartar trauma y pueden detectar una enfermedad en el oído medio. Sin embargo, en muchos casos, no habrá anormalidad en las radiografías, incluso en presencia de una enfermedad del oído medio o interno. Por lo tanto, una radiografía negativa no es prueba de que la enfermedad no existe.
  • Un TAC o resonancia magnética es el medio más seguro y confiable para detectar una enfermedad en el oído interno, así como también algunos tipos de enfermedad central. 
  • Probablemente, lo mejor para tratar un conejo con signos estrictos de enfermedad periférica, que están confinados exclusivamente a una cabeza inclinada, nistagmus, giros y pérdida de equilibrio, son los antibióticos, ya que una enfermedad bacteriana en el oído interno es lo más común.   
  • Las causas más comunes para una enfermedad vestibular central, que causan una cabeza inclinada, son Baylisascaris y E. Cuniculi. Si se sospecha de una enfermedad central, podría ser beneficioso comenzar con un tratamiento de medicamentos apropiados, como albendazol u oxibendazol. 
  • Los medicamentos anti-inflamatorios libres de esteroides también deben ser considerados en muchos casos de cabeza inclinada para reducir la inflamación (ya que una enfermedad inflamatoria es muy común en enfermedades tanto periféricas como centrales) y controlar el dolor.  
  • Los corticoides deben usarse con precaución y se deben usar en un espacio corto de tiempo (48 horas) y, únicamente, en las primeras etapas de una enfermedad central, especialmente, si se sospecha de Baylisascaris.
  • Un cuidado apropiado de un conejo con una enfermedad vestibular es crucial y requiere un compromiso a largo tiempo tanto con el manejo del entorno como del conejo.
  • Entre más rápido consigas un cuidado veterinario para el conejo con cabeza inclinada, más altas son las probabilidades de que se recupere exitosamente en un periodo relativamente corto. 

___
Traducción: Conejos Colombia
Fuentes: House of Rabbit Society, Disabled Rabbits  
Imagen de cabecera: VenganBunnyGirl (Photobucket)

Compartir:

0 comentarios