Primeros auxilios para conejos


Lo impensable ha sucedido: tu querido conejito se ha lastimado en un accidente en casa. Está sangrando por una cortada. ¿Sabes cómo suministrarle primeros auxilios? ¿Tienes un botiquín de emergencias y sabes dónde está? ¿Tienes un plan para saber qué hacer en caso de emergencia? ¿Sabes si tu veterinario está disponible para emergencias o si necesitas contactar una clínica de emergencias que este dispuesta a tratar conejos? (no todas las clínicas de emergencias tratan mascotas no convencionales).

Todos los dueños de conejos deben tener un botiquín de primeros auxilios completamente equipado y saber cómo administrar primeros auxilios, hasta que el querido conejito pueda ir al veterinario o a una clínica de emergencias. Además, el dueño deberá tener una lista de números de emergencia a mano y un guacal o transportin del tamaño adecuado para transportar de forma segura a un conejito enfermo o herido al veterinario.

Entonces, ¿qué harías si tu conejito estuviera sangrando por una herida? ¿Sabes qué hacer? A continuación, vamos a aprender cómo identificar una emergencia y enfermedades y los pasos correctos para tratar una emergencia de forma segura y no causar más daño a tu conejito.

El shock puede ser una situación de vida o muerte. El shock puede ser el resultado de una herida traumática, pérdida de sangre, de una infección o un medicamento (llamado shock anifiláctico). Un animal en shock podría tener las encías pálidas, tener las extremidades frías (incluyendo las orejas), ojos vidriosos o cerrados, pulso débil, respiración agitada o latidos acelerados. Si crees que tu conejito puede estar en shock, envuélvelo en una toalla, colócale una fuente de calor (como una botella con agua caliente envuelta en una toalla), mete a tu conejito en su guacal o transportin y llévalo inmediatamente al veterinario. 

Las heridas físicas pueden ser comúnmente halladas, debido a la naturaleza inquisitiva de los conejos. Los conejitos, a los que se les permite jugar fuera de su jaula (preferiblemente, en un área <<a prueba de conejos>>) corren el riesgo de ser pisados, pateados, de sentarseles encima o herirlos accidentalmente. Si algún accidente de estos ocurre, lo más importante que hay que hacer (y esto aplica para cualquier emergencia) es mantener la calma. No ayudarás a tu conejito, si no puedes pensar y actuar calmadamente, de una forma tranquila. Después de las sospechas que hay una herida, siempre es mejor que primero se realice una inspección física completa. Para ayudar mejor a tu mascota, debes preguntarle a tu veterinario que te enseñe cómo hacerle un examen físico antes de que pase una emergencia. Si tu conejito está en mal estado, olvida el examen físico y llévalo al veterinario inmediatamente. 

Si tu conejito no está en un peligro inmediato, lo mejor es hacer un pequeño examen, para que intentes localizar cualquier daño o herida. Es vital usar todos tus sentidos para examinar tu conejo.

  • Comienza en la nariz y mira la nariz de tu conejo y sus bigotes. Siempre observa si hay simetría, es decir, que ambos lados de tu conejo se vean y se sientan igual. Observa si hay alguna secreción o inflamación. 
  • Después, mira los ojos. Usa una minilinterna, coloca la luz en un ojo a la vez. Observa si la pupila se contrae al ser expuesta a la luz. Examina la esclerótica - las partes blancas de los ojos - y el iris - la parte pigmentada que rodea la pupila. Observa si hay algún enrojecimiento, inflamación o secreción. Si la esclerótica es de color amarillo, esto podría indicar un problema serio en el hígado. Hay un tercer párpado que atraviesa el ojo, que inicia en la esquina interna del ojo. 
  • Levanta los labios y examina las encias y los dientes. Asegúrate de que las encias tienen un color rosado (no rojo ni morado) y que el color regresa inmediatamente, luego de presionar las encias con la punta de tus dedos (la yema no las uñas). Examina los dientes lo mejor que puedas sin que te muerda o que lastimes a tu conejito. Fijate si hay alguna inflamación en la línea de la mandíbula y huele su aliento para saber si algún olor feo. 
  • Pasa tus manos sobre la cabeza y el cuello, busca cualquier bulto o inflamación. Los abscesos se pueden sentir calientes y podrían estar inflamados o rojos y puedes sentir pus debajo de la piel. Si tu conejito tiene sobrepeso, puedes sentir un exceso de grasa subcutánea. La papada puede desarrollar una condición llamada babeo produciendo dermatitis en la barbilla. Cualquier pérdida de pelo, costras o parásitos que se descubran, deben ser apuntados para consulta veterinaria.
  • Lo siguiente es examinar las orejas. Fijate si hay algún engrosamiento y usa la minilinterna para mirar los canales auditivos sin halar de la base de las orejas. Si hay ácaros, las orejas estarán inflamadas y resecas y tendrá restos olorosos. 
  • Ahora, usa las dos manos y pasalas por su extremidades anteriores (patas delanteras), desde los hombros hasta los dedos, flexionando y extendiendo cada articulación. Observa cada dedo y uñas. Siente ambos pies para asegurarte que tengan la misma temperatura. Si alguna articulación o extremidad tiene un enrojecimiento obvio, está caliente o inflamada, no intentes manipular el área, ya que es posible que causes más daño al hacer un movimiento excesivo. 
  • Observa la respiración de tu conejito y escucha con atención por si hay algún sonido anormal. 
  • Gentilmente, Pasa tus manos sobre las costillas, a lo largo de la columna y luego alrededor del estomago. Palpa con delicadeza en busca de alguna anormalidad. Palpa las glándulas mamarias en busca de algún endurecimiento anormal, inflamación o enrojecimiento. La piel puede estar sin color sobre la glándula anormal. 
  • Luego, examina las patas traseras como lo hiciste con las de adelante. 
  • Por último, examina la cola y el ano, el área alrededor de la apertura uro-genital y la piel. Las anormalidades en está área pueden incluir: lesiones blancas y resecas debido a sífilis, está enfermedad también puede causar enrojecimiento, inflamación, úlceras o costras. En las conejitas sin esterilizar, puedes ver evidencia de una descarga vaginal. en los conejitos sin castrar, puedes ver testículos grandes o abscesos en el escroto Si el conejito está sufriendo de exceso de calcio en la sangre, puedes ver algo de irritación por la orina alrededor del perineo y también puedes sentir alguna arenilla en el área.


Si en tu examen has descubierto alguna anormalidad o herida, y no hay señales de sangrado, lo más prudente es envolver, gentilmente, a tu conejito en una toalla, colocarlo en su guacal o transportin y llamar al veterinario para avisarle que estás llevando a tu conejito en ese momento. Si tienes ayuda, quizás, puedas decirle a algún amigo o familiar que realice la llamada mientras preparas todo para irte al veterinario. Si estás muy preocupado para manejar, mira a ver si alguien más puede llevarte, pero mantén a tu conejito envuelto en una toalla, dentro de su guacal o transportin. 

Los conejos son propensos a tener heridas en su espalda, especialmente, cuando son alzados por un novato. Si su espalda y patas traseras no tienen un soporte adecuado, el conejito podría patear para soltarse y resultar con heridas graves, como una dislocación o fractura. A comparación de otras especies, los conejos tienen un esqueleto muy delicado; sin embargo, tienen unos músculos bien desarrollados para correr, por esta razón, patear o forcejear puede resultar en fractura de los huesos largos de la columna. Si notas que alguna extremidad cuelga o está en un ángulo incorrecto o que una o ambas piernas no se mueven correctamente, esta es una verdadera emergencia. Delicadamente, envuelve a tu conejito en una toalla, mételo en su transportin y llévalo al veterinario inmediatamente, después de llamar para avisar que vas con un conejito herido.

No intentes entablillar la fractura o dislocación. Entre más manipules el área, es más probable que hagas un daño adicional.

Hay heridas que terminan en un desgarre de la piel. El sangrado, usualmente, no es serio, a menos que las heridas sean más profundas. Las laceraciones en la piel pueden ocurrir si dos conejos se pelean o si el conejo es mordido por otro animal. Las mordidas son consideradas serias en los conejos y deben tratarse inmediatamente, una vez descubiertas. Si ves que una herida sangra y notas que pulsa o sale a borbotones, podría significar que una artería ha sido dañada. Si la sangre escurre, esto usualmente significa que viene de las venas. Usa una gaza esterilizada o, si no tienes a mano, puedes usar una toalla o trapo limpio y haz presión, gentilmente, sobre la herida. Si la gasa se llena de sangre, no la quites; coloca otra encima y continúa aplicando presión hasta que lo lleves al veterinario. Asegúrate de revisar el color de las encías, alzando el labio y mirando el tejido sobre los dientes. Puedes evaluar cuánto tiempo le toma para regresar al color, haciendo presión en la encía y mirando qué tan rápido vuelve (en un conejo normal, esto debe tomar menos de 1.5 segundos).

Si es posible, las heridas por mordida pueden lavarse con grandes cantidades de agua tibia y jabonosa (a menos que las heridas sean más profundas que la piel. En ese caso, deberás esperar a que lo vea el veterinario). El Isodine, diluido en agua hasta que quede de un color café claro, como un té, es maravilloso para desinfectar heridas superficiales. Unas gotas de jabón antiséptico diluidas en agua tibia se pueden usar para limpiar la herida. Si crees que tu conejo puede estar en shock, no gastes tiempo valioso limpiando las heridas en casa. Limpiar las heridas puede exacerbar el shock y aterrorizar más al conejito. 

Los conejitos a los que, accidentalmente, han pateado, pisado o se les han sentado encima, podrían no mostrar señales de heridas externas, pero podrían tener un daño interno. Si tu conejito muestra cualquier señal de dolor, después de una herida traumática, o si el color de sus encías es pálido o si notas señales de shock, mantelo caliente y llévalo inmediatamente al veterinario. Cualquier debilidad o signos de parálisis, constituyen una emergencia. La cabeza inclinada y otros signos neurológicos también son una emergencia. 

Si tu conejo ha comido algo tóxico o venenoso, llama a tu veterinario para notificarle y llévalo inmediatamente. Asegúrate de llevar una muestra de lo que sea que haya comido o, si es posible, lleva la caja con la etiqueta. Ten a mano una lista de alimentos tóxicos. Debido a la anatomía única de los conejos, son incapaces de vomitar, así que el vomito jamás debe ser inducido. La mayoría de los envenenamientos ocurren porque la naturaleza curiosa de los conejos los lleva a mordisquear plantas venenosas o irritantes o porque encuentran veneno para ratas e ingieren un poco. Si tu conejito ha comido algo sospechoso, llévalo al veterinario inmediatamente, incluso si no estás seguro. Podría no haber señales inmediatas de envenenamiento o tu conejito puede pasarse sus patas por la boca o salivar excesivamente. El veneno para ratas, generalmente, resulta en la inhabilidad de la sangre para coagularse normalmente, así que verás moretones inusuales o secreciones mucosas. 

Las quemaduras siempre son serias y deben considerarse como una emergencia médica. Si, accidentalmente, le cae al conejito agua caliente encima o ha sido víctima de una quemadura química, lava inmediatamente con abundante agua fría; luego, llévalo al veterinario. No apliques ninguna clase de ungüento o crema en la quemadura, ya que impedirá que el veterinario lo pueda examinar. Las quemaduras en conejos generadas por morder un cable eléctrico son muy peligrosas y requieren un cuidado veterinario inmediatamente. 

Los conejitos, a los que se les permite estar en contacto con la hierba y pastar (que no haya pesticidas ni que sea tratados químicamente, por favor), podrían encontrar un conjunto de diferentes problemas potenciales. El primero y más peligroso es la exposición al calor excesivo. A los conejitos nos les va bien en temperaturas arriba de 27° y no tienen mecanismos de protección para enfrentar efectivamente un entorno con altas temperaturas. Los conejos no sudan, excepto a través de unas glándulas ubicadas en los labios. Además, jadean inefectivamente (que es como los perros se refrescan). A medida que la temperatura corporal se incrementa, ellos paran de jadear, pero comienzan a usar su orejas para intentar regular su temperatura corporal, al abrir sus vasos sanguíneos en un intento por bajar la temperatura. A diferencia de otros animales, los conejos pueden reducir su ingesta de agua cuando están acalorados, lo cual puede empeorar el problema. Los conejitos deben tener acceso a un área con sombra cuando están afuera. Estando afuera, el permitirle al conejito que excave en la tierra puede ayudarlo a encontrar alivio del calor. La hipertemia es muy peligrosa en los conejos y puede ser mortal. Factores que contribuyen al golpe de calor incluyen: humedad alta (sobre 70%), pelo abundante, obesidad, edad avanzada, embarazo, luz solar directa en horas de alta temperatura, ventilación pobre, beber insuficiente agua o tener a disposición solo agua tibia, multitudes, transportación reciente, confinamiento en un vehículo, retrasos en el transporte, estrés psicológico y ansiedad. Algunas señales del golpe da calor incluyen: enrojecimiento (técnicamente llamada hiperemia) de los vasos sanguíneos de las extremidades, respiración agitada, temperatura corporal elevada (arriba de los 40°), coloración azul de las membranas mucosas (cianosis), postración o muerte. Pueden verse en la nariz y en la boca fluidos teñidos de sangre. el conejito deja de comer y, en un inicio, puede incrementar la ingesta de agua, pero, gradualmente, deja de hacerlo, a medida que la temperatura del entorno sube. Puede ocurrir hipersalivación. En temperaturas altas (32° y más) que duran días o semanas, los conejitos machos pueden quedar estériles. Si se sospecha de un golpe de calor, rocía al conejito con agua (usa un atomizador para este procedimiento) y llévalo inmediatamente al veterinario. (Para leer más sobre el golpe de calor, haz click aquí

Los conejitos soportan mejor las temperaturas bajas que las altas. Pueden temblar de frío, lo que te indica que debes proporcionarle una fuente de calor y un refugio a tu conejito. Sin embargo, si se permite que se aclimaten, los conejitos toleran el frío muy bien, siempre y cuando tengan un refugio.

No es común que les de hipotermia, aún cuando vivan afuera de la casa, si tienen un refugio adecuado y se acostumbran al clima. Sin embargo, una temperatura corporal anormal (menos de 37°) es muy peligrosa. Esto puede ocurrir, si un conejo es, repentinamente, alojado fuera de la casa en invierno, si el conejo no tiene un refugio adecuado o si se moja. La hipotermia también podría ser el resultado de un shock o en las últimas etapas de una infección sistémica. Es muy importante subir la temperatura del conejito (entre 38° y 40°) tan rápido como sea posible. Un conejito con frío, temblará, ya que no tiene tejido adiposo marrón. Si el conejito no puede encontrar un refugio para mantenerse caliente, se volverá letárgico, las orejas y las extremidades se sentirán frías al tacto y se verán pálidas. Eventualmente, la respiración se volverá muy superficial y los latidos del corazón serán más débiles y el conejito se verá como si estuviera en estupor. Esto puede avanzar hasta un coma y la muerte, si no se descubre a tiempo. Se pueden usar toallas calientes para envolver al conejito para darle calor. Usa guantes quirúrgicos o botellas con agua caliente como fuente de calor, teniendo cuidado de no quemarlo. Busca ayuda veterinaria inmediatamente. 

Los conejitos que viven en el exterior de la casa pueden sufrir de picaduras de insectos. Una picadura de una abeja o avispa puede causar inflamación e incomodidad, pero, generalmente, no es mortal, a no ser que el conejo sea alérgico. Señales de una reacción alérgica incluyen: dificultad para respirar, inflamación de la cara y/o del tracto respiratorio y signos de un shock progresivo. Usualmente, esto no ocurre con la primera picadura, pero si sucede después de varias veces. Si el aguijón todavía está incrustado en la piel, consulta a tu veterinario para qué te indique qué debes hacer. 

Las mordeduras de hormigas también son un problema. Las hormigas coloradas (comúnmente conocidas como candelillas) son, particularmente, despiadadas. Generalmente, trepan sobre su víctima y luego de una señal, todas comienzan a morder y a picar a la vez. La heridas, usualmente, resultan en bultos rojos y elevados, que pueden convertirse en lesiones con pus en un día, aproximadamente. Unas cuantas mordidas causarán inflamación localizada, pero un número de mordidas significante puede ser mortal. Si notas un enjambre de hormigas cerca, revisa a tu conejito y busca señales de picaduras. Aplica, inmediatamente, agua fría a las picaduras y luego llama a tu veterinario para que te aconseje.

Obviamente, no es normal que un conejo deje de comer y/o beber agua. Las causas comunes para este comportamiento son: bolas de pelo en el estomago, íleo (oclusión del intestino, que impide el movimiento normal para el impulso de la comida a través del tracto gastrointestinal), infección bacteriana, toxemia, virus (no es común), parásitos, problemas en terapia con antibióticos, maloclusión, infección de los huesos, debido a problemas dentales o nutricionales. Los conejos con problemas dentales, generalmente, babean. Un conejo con problemas de molares puede comportarse agresivo e, incluso, tomar la comida y dejarla caer y, generalmente, pierde peso. 

Sin embargo, no es tu tarea averiguar por qué tu conejito no quiere comer, ya que para eso está el veterinario. Es importante que sepas que es muy serio que un conejo no coma durante 24 horas, ya que pueden darse cambios peligrosos en su hígado. Una pérdida de peso inexplicable siempre debe ser investigada por tu veterinario. Prepárate para darle a tu veterinario información detallada acerca de la dieta de tu conejo, premios o recompensas y hábitos. También es buena idea llevarle muestras de los alimentos que le ofreces. 

Si un conejo deja de defecar por más de 8 horas, es una emergencia (haz click aquí para conocer sobre la éstasis o parada gastrointestinal). La diarrea también es peligrosa y requiere atención veterinaria. Los gases pueden causar hinchazón y el dolor por gases puede estresar a un conejo significativamente. Si escuchas un borboteo (gluglú) ruidoso, también puede significar otros problemas gastrointestinales (para más información sobre gases, haz click aquí). Si tienes un estetoscopio y escuchas el abdomen, deberás escuchar un borboteo intermitente (llamado borborigmos). Si el abdomen está silencioso, puede ser íleo, lo que significa que el intestino ha parado su funcionamiento normal. Esto es serio y potencialmente mortal, así que llama a tu veterinario inmediatamente, si notas cualquiera de estas señales. Tu veterinario puede recomendar simeticona oral para ayudar con el problema de gases hasta que pueda ver al conejo.

Es importante conocer los elementos fundamentales de los primeros auxilios, pero esta información no reemplaza la visita al veterinario. Debes usar tus habilidades de observación para determinar si tu conejo sufre o no de una enfermedad o una herida traumática. Si tienes dudas, consulta a tu veterinario para que te aconseje y sigue su consejo cuidadosamente. Al adecuar tu casa para conejos, proveer cuidado veterinario profiláctico y observar diariamente a tu conejo cuidadosamente, deberás ser capaz de disfrutar de una larga y saludable relación con tu conejito.

___
Fuente: ExocticPetVet | Traducción: Conejos Colombia
Imagen de cabecera: HRS Chicago

Compartir:

0 comentarios