Espacio recomendado y adecuación


Al contrario de la creencia popular, un conejito no necesita una jaula. Puedes ser creativo y hacerle espacio en tu casa para que el conejito se sienta cómodo y con libertad de movimiento, como un corral, por ejemplo. Lo puedes utilizar para proteger al conejito cuando no estás en casa. 

Ya que el conejito es un ser crepuscular/nocturno, recomendamos que lo dejes deambular dentro de casa unas horas en las mañanas y en las noches, antes de que tengas que salir o dormir. Una vez sepas cuáles son los hábitos de tu conejito, y tengas la casa protegida para que no se haga daño (como cubrir los cables, o dejar fuera de alcance plantas peligrosas y objetos), no hay razón para que no lo dejes libre por tu casa, incluso cuando no estés. 


Características esenciales del espacio destinado a tu conejo


Tamaño

Entre más grande, mejor. El espacio que adecues para el conejito debe ser lo suficientemente grande para que quepa de 4 a 6 veces su tamaño al estar completamente estirado. Deberás sacarlo para que haga ejercicio, por lo menos, 5 horas al día. Mientras lo entrenas para que esté libre.

Si son dos o más conejos, el espacio debrá ser aún más grande.

Debes tener en cuenta que, aunque al principio el conejito te parezca pequeño, crecerá. Así que el espacio del corral deberá corresponder a las medidas que tendrá el conejito cuando sea adulto.


Dejando al conejito libre por la casa


Si el conejito no está entrenado, lo mejor es que cuando se quede solo o sin supervisión, lo dejes en un lugar seguro, donde no pueda escapar (como una habitación o corral que adecues para él). Mientras le vas enseñando y tu vas aprendiendo sus hábitos y conociendo su personalidad, necesitarás sacarlo para que haga ejercicio y también dejarlo libre algunas horas de la noche antes de irte a dormir y en las mañanas, como comentamos anteriormente.

Una vez entrenado y que tengas pleno conocimiento sobre su comportamiento y forma de ser, podrás dejar que esté libre por toda la casa. Y ya puedes dejarle la puerta del corral o habitación abierta para que entre y salga a su gusto.

Adecuando tu casa


Como ya hemos mencionado varías veces en este blog, tu casa deberá estar adecuada para que el conejito no se haga daño y no te haga daños. Te dejamos una guía básica para que sepas cómo dejar tu casa a prueba de conejos.

  • Aleja o cambia de posición las cosas que no deseas que tu conejito muerda.
  • Bloquea el acceso a lugares de tu casa, a los cuales no le permitirás que ingrese - ya sea porque representa un peligro para el conejito o porque tengas cosas allí que deseas proteger de sus dientes. Para este caso, puedes emplear las puertas de seguridad que se usan para bebés o mascotas. Asegúrate que el conejito no pueda meterse entre los barrotes.

©Desconocido

  • Dale a tu conejito juguetes que pueda roer y cajas o recipientes donde pueda escarbar para mantenerlo distraído.
  • Protege los cables con un cubrecables y coloca cubiertas en los muebles, estantes, y objetos que no deseas que muerda.
  • Bloquea el acceso y aleja aquellas plantas que tengas en tu casa, que pueden ser venenosas para el conejito.


Inspiración


Como indicamos al inicio de este artículo, puedes ser creativo y reemplazar la jaula por un corral. Tu conejito te lo agradecerá. Aquí algunas imagenes de ejemplo (puedes hacer click en ellas para maximizarlas).

Ten en cuenta que, bajo ningún concepto, el conejito deberá pasar encerrado las 24 horas en su corral. Esto es momentos puntuales (por ejemplo, que se quede solo). Una vez entrenado, la puerta del corral debe estar abierta siempre para que entre y salga su gusto. 

 


 


Hasta aquí lo más básico. Tendrás que pensar, de acuerdo al comportamiento de tu conejito, qué más necesitas cubrir, alejar o bloquear.

¿Necesitas inspiración o más información sobre este tema?