¡Ayuda! Mi conejo está enfermo y no encuentro al veterinario



1. Uñas rotas o que sangran


Si tu conejito tiene una uña rota o si has cortado muy cerca del vaso sanguíneo, haz presión con una toalla limpia por un par de minutos hasta que pare el sangrado. Si deseas, puedes usar polvo astringente  (disponible en las droguerías), harina e incluso una barra de jabón frotada al final de la uña para ayudar a parar el sangrado. Si la uña se rompe desde la base, limpia el área y aplica una fina capa de ungüento antibiótico triple, como el Neosporin (¡que no sea Neosporin plus o un producto que contenga cortisona!) Intenta mantener al conejito en un entorno tan limpio como sea posible, hasta que puedas llevarlo al veterinario - esto con el fin de que la herida no se contamine. Asegúrate de ir al veterinario para revisión y cuidados posteriores para este tipo de ruptura, ya que la infección bacteriana podría llegar al hueso y causar problemas serios. 


2. Huesos rotos


Lleva a tu conejito a un centro veterinario de emergencias para que puedan estabilizarle el hueso, hasta que puedas llevarlo con tu veterinario. Si en el centro veterinario necesitan anestesiar a tu conejo para tomarle radiografías o estabilizar la pata, el isoflurano es la anestesia recomendada para los conejos. Si no puedes encontrar un centro veterinario de emergencias, haz lo posible por restringirle el movimiento a tu conejito hasta que puedas llevarlo a tu veterinario. Esto ayudará a prevenir más heridas. Asegúrate que tu conejito tiene un acceso fácil a la comida y agua para que él no tenga que moverse para alcanzarla.
  

3. Ojos llorosos


Generalmente, los ojos llorosos no constituyen una emergencia, pero si persiste el problema y se transforma en una irritación o úlcera, deberás ir al veterinario para que le den un tratamiento lo más pronto posible. Si puedes ir a un centro veterinario de emergencias, el veterinario podría aplicar una tinta en el ojo para evaluar el daño y administrar antibióticos en gotas ( usualmente, gotas oftálmicas) o un ungüento para sacarte de apuros, hasta que puedas ir a tu veterinario. No coloques ningún antibiótico en los ojos de tu conejito, a menos que te lo indique un veterinario calificado. Muchas personas intentan tratar los ojos de sus conejos con medicamentos que les sobran en casa, ya se de perros, gatos o humanos; la mayoría de las veces, con consecuencias desastrosas. Si los ojos de tu conejito supuran, gotean o están pegajosos (por lo general, los ojos están cerrados por lo pegajoso), puedes usar compresas calientes para aflojar la suciedad y limpiar el área externa alrededor del ojo. Los conejitos son muy agradecidos por este esfuerzo y, generalmente, inclinaran sus cabezas para cooperar y ayudarte. 


4. Anorexia


Las causas más comunes de anorexia son: a. Problemas dentales, b. Dolor por gases, c. Problemas gastrointestinales. Cuando no puedes ir a tu veterinario, puedes intentar encontrar la causa de la anorexia, vigilando cuidadosamente su comportamiento. 

a. Problemas dentales

Tu conejito se acerca a la comida, quizás la tome y comience a comerla. Pero, entonces, retrocede o suelta la comida sin terminarsela. Parece hambriento, pero no quiere o es incapaz de comer - incluso premios o recompensas. Su nivel de actividad es, más o menos, normal. Cuando frotas sus mejillas, puedes ver una respuesta dolorosa causada por espuelas en sus molares superiores. Si el problema no es diagnosticado con exactitud y tratado prontamente, tu conejito podría comenzar a exhibir síntomas de dolor por gases o problemas gastrointestinales (ver más abajo) - simplemente, por no comer normal. 

Lo que puedes hacer hasta que puedas ir al veterinario: Puedes obligarlo a comer (comida para bebé, papillas, etc.) con una jeringa de alimentación. También agua. Si desarrolla gases por no comer apropiadamente, sigue las siguientes sugerencias. 

b. Dolor por gases

Tu conejito está encorvado y quieto. Algunas veces, puede estirarse completamente, dando la apariencia de que está intentando presionar su estomago contra el suelo. Le ofreces premios o recompensas y él no está interesado en absoluto. Algunas veces, aunque no siempre, puedes escuchar un borboteo (gluglú) ruidoso, que proviene de su estomago. De hecho, son sus entrañas las que suenan - si se escucha a través de un estetoscopio, el ruido es ensordecedor. Podrías escuchar como rechina sus dientes - una señal segura de dolor (esto suena diferente al rechinar suave que hacen por placer). Su estomago podría o no sentirse estirado y tirante. Un conejito que tiene dolor por gases, usualmente, tiene una temperatura baja ( Por ejemplo, 34°; lo normal es entre 38° y 40°)

Lo que puedes hacer hasta que puedas ir al veterinario: ¡Toma su temperatura! Si está más baja de lo normal, ¡calientalo! Puedes hacer esto colocándole una botella de agua caliente (no tan caliente que se queme) envuelta en una toalla o media o una bolsa de agua caliente (de las que venden en las droguerías), también envuelta en una toalla. También puedes calentarlo con tu propio calor corporal: tómalo en tus brazos, cerca a tu cuerpo, por largos periodos de tiempo (una hora o más). Dale largos y frecuentes masajes en su estomago (entre 10 y 15 minutos o el tiempo que el conejito lo tolere), al menos una parte de los masajes se debe dar con sus patas traseras elevadas, como se indica en este vídeo. Toma su temperatura periódicamente para monitorear los resultados de tus esfuerzos para mantenerlo caliente. 

Mantenlo hidratado. Puedes darle agua con una jeringa de alimentación. 

c. Problemas gastrointestinales

Lo síntomas son muy similares a los del dolor por gases: tu conejito está encorvado, sin ganas de comer y, usualmente, sin ganas de moverse. Su producción de heces cambiará: sus cacas serán más pequeñas o dejará de hacer completamente. Su temperatura corporal bajará. Sus entrañas podrían producir sonido o podría haber una ausencia casi total de sonidos cuando se examina con un estetoscopio. 

Lo que puedes hacer hasta que puedas ir al veterinario: sigue las instrucciones que te dimos para el dolor por gases (arriba): calor, masajes, hidratación. Para más información, lee nuestro artículo sobre parada gastrointestinal aquí

ADVERTENCIA:  Si existe alguna posibilidad de que tu conejito tenga un bloqueo gastrointestinal, ¡no intentes obligarlo a comer! Esto solo hará que el problema empeore. Tu trabajo más importante es monitorear su temperatura corporal y mantenerlo lo más cómodo e hidratado posible hasta que puedas ir al veterinario. 


5. Cabeza inclinada


Tu conejito pierde el equilibrio y su cabeza comienza a girar hacia arriba; parece sacado del El Exorcista. Está mareado, incapaz de recuperar la coordinación. Si intenta caminar o saltar, se cae y comienza a rodar. En algunos casos, los ojos se mueven hacia adelante y atrás rápidamente y el iris parece como si estuviera vibrando. 

Lo que puedes hacer hasta que puedas ir al veterinario: ¡ACOLCHA EL ENTORNO DE TU CONEJITO! Tu trabajo principal, hasta que puedas ir al veterinario, es prevenir que tu conejito se lastime debido a la falta de coordinación. Prepara una caja (u otro entorno restrictivo) y acolchala con toallas o cobijas, debes asegurarte que quede gruesa. La idea es darle un entorno totalmente amortiguado y absorbente, que evitará que ruede y restringirá sus movimientos descontrolados hasta que tenga un tratamiento. 

Los síntomas de una cabeza inclinada pueden ser muy atemorizantes para los dueños. La mayoría de los veterinarios para perros y gatos te dirán que a un conejito con esta condición es mejor darle la eutanasia. Sin embargo, la experiencia de muchos veterinarios especializados en conejos ha demostrado que, con un dueño dedicado (el tratamiento puede extenderse por varios meses) y un conejo guerrero, la cabeza inclinada puede ser tratada satisfactoriamente y muchos (sino es que la mayoría) de los conejos pueden recuperarse totalmente o casi totalmente. Nota: Los conejos con cabeza inclinada continúan teniendo un apetito saludable, pero su falta de coordinación hace que les sea difícil comer o beber agua. Ayuda a tu conejo a comer o beber agua de la forma en que puedas: sostén su bebedero cerca a su boca o, cuidadosamente, dale agua con una jeringa - introducela por un lado de su boca. ¡Asegúrate de que no la este aspirando! Sostén su comida (verduras, vegetales) y ofrécela pedazo por pedazo.


6. Diarrea severa


La diarrea no es igual a heces blandas y suaves, que se pegan a la colita del conejo - generalmente, esto es sobre producción cecal. Es una descarga café y aguada, que, usualmente, es abundante. El conejito podría estar flácido y muy débil. Ya que causa una deshidratación rápida, la diarrea puede poner en riesgo su vida. Si puedes ir a un centro veterinario de emergencias, tu conejito podrá recibir fluidos subcutáneos. Si no hay tal clínica cerca, por favor, pídele a tu veterinario ahora, antes de que se presente la emergencia, que te enseñe cómo administrarle fluidos en casa. Esta clase de diarrea es, generalmente, el resultado de parásitos (coccidia) o una administración inapropiada de antibióticos por parte de veterinarios bien intencionados, pero poco informados. Llévalo al veterinario (especializado) lo más pronto posible para un diagnostico y tratamiento apropiados.


7. Mordidas


A menudo, los conejos se infligen serias mordidas el uno al otro, si no están apropiadamente socializados. Las bacterias en la herida pueden viajar a través del torrente sanguíneo y contaminar otras áreas del cuerpo, produciendo, eventualmente, abscesos. Por esta razón, definitivamente, debes pedirle a tu veterinario que revise todas las heridas por más superficiales que sean. 

Lo que puedes hacer hasta que puedas ir al veterinario:  Si hay un sangrado serio, haz presión hasta que la sangre se coagule. Gentilmente, lava el área de la mordida. Aplica un capa delgada de Neosporin (ungüento antibiótico triple) - ¡No uses Neosporin plus! Si las mordidas son grandes, intenta ir a un centro veterinario de emergencias. El veterinario puede limpiar y vendar las heridas. 

La mayoría de las mordidas superficiales pueden ser tratadas al rasurar el pelo, aplicar un ungüento tópico y vendarlas hasta que puedas ir al veterinario. Si el veterinario de emergencias piensa que se debe administrar antibióticos sistémicos, debido a la longitud de las mordidas, asegúrate de que no use ningún tipo de penicilina y sus derivados (por ejemplo, amoxicilina). Micotil y cefalosporinas deben evitarse también.

Algunos antibióticos amigables para conejos: Baytril ( y otras fluroquinolonas, como la Ciprofloxacina) , Timetoprim Sulfa, Gentocin ( y otros aminoglucósidos - aunque estos deben usarse con precaución para evitar daños en los oidos y los riñones)


8. Fiebre súbita


Si a tu conejito se le sube la temperatura súbitamente y tiene una fiebre muy alta, enfríalo humedeciendo sus orejas con alcohol o con cubos de hielo envueltos en una toalla. También, puedes meter tus dedos en agua helada y acariciar, gentilmente, sus orejas por varios minutos. Intenta bajar su temperatura a 41° ( la temperatura normal es de 38° a 40°), a saber: una fiebre que es útil para su cuerpo, en vez de una dañina. Un enfriamiento extra se puede lograr tomando cajas o empaques de verduras congeladas de tu nevera, envolviéndolas en toallas y colocándolas alrededor de tu conejito. Administrale fluidos subcutáneos tan pronto como sea posible. Llévalo al veterinario especializado tan pronto como puedas para que puedan examinarlo, diagnosticarlo y darle el tratamiento adecuado. 


9. Golpe de calor


Enfría a tu conejito como te indicamos en el punto anterior. Llévalo al veterinario tan pronto como sea posible. Para más información sobre el golpe de calor, haz click aquí.


___
Fuente: Rabbitcare
Traducción: Conejos Colombia 
Imagen cabecera: fiorella-fifi en DeviantArt

Compartir:

0 comentarios