Parada o éstasis gastrointestinal en conejos




La parada o éstasis gastrointestinal es un mal muy común en los conejos. Es una condición potencialmente mortal, en la cual el sistema digestivo comienza a funcionar más lento o deja de hacerlo completamente. 

Una vez que esto sucede, las bacterias malignas comienzan a crecer en los intestinos y a liberar gas en el sistema, lo que produce una inflamación muy dolorosa, que hace que la motivación del conejito por comer y beber agua disminuya - el conejito en esta condición no querrá comer ni siquiera su comida favorita. Esto solo complica el estado del conejo, ya que se deshidratará y no recibirá los nutrientes esenciales y fibra. 

Uno de los peligros que acarrea esta enfermedad es que la temperatura corporal del conejito comenzará a disminuir rápidamente. Un conejo con hipotermia puede morir en cuestión de HORAS. En este punto debes actuar rápidamente y emplear alguno de los siguientes métodos para parar la baja de temperatura, mientras lo llevas al veterinario.

  • Coloca una botella de agua caliente envuelta en una toalla en su guacal o transportin y asegúrate que esté lo más cerca del conejo posible. 
  • Colocar aquellas bolsas que pueden ser calentadas en el horno microondas también puede ayudar. 

Advertencia: es importante que no permitas que tu conejo se moje. De lo contrario, su temperatura comenzará a disminuir mucho más rápido.

La éstasis gastrointestinal puede ser tratada, pero es mortal si la temperatura baja demasiado o no se le da un tratamiento lo más rápido posible.


Causas


El funcionamiento lento o la parada completa del sistema digestivo puede darse por varias razones.

  • Estrés: proximidad de depredadores (gatos, perros, etc), proximidad de un conejo dominante, cambio o desestabilización en la jerarquía del grupo, cambio de casa, transporte. 
  • Cambio repentino en la dieta 
  • Alimentación baja en fibra 
  • Anorexia 
  • Deshidratación 
  • Dolor por problemas subyacentes (problemas dentales, infección urinaria o de otra clase, gas, etc) 
  • Bloqueo intestinal 
  • Falta de ejercicio 
  • Cambios extremos de temperatura 
  • Falta de compañía 
  • Ingestión de toxinas ( por ejemplo, plomo)

Si se deja sin tratamiento, el funcionamiento lento o la parada completa del movimiento intestinal normal puede resultar en una muerte dolorosa en un período de tiempo relativamente corto. Si tu conejito deja de comer o no defeca por 12 horas o más, debes considerarlo como una EMERGENCIA. LLEVA A TU CONEJITO A UN VETERINARIO INMEDIATAMENTE.


Señales 

 
  • Heces pequeñas o deformes*. Podrías encontrar algunas pegadas en su colita. En algunos casos, las heces pueden estar envueltas en un liquido mucoso transparente o amarillo. Si es así, es un problema serio llamado enteritis, una inflamación del revestimiento del intestino. Es una emergencia.*Puedes consultar nuestra guía de heces aquí.
  • El conejo no defeca. 
  • Pérdida de apetito. 
  • Letargo/posición encorvada. 
  • El silencioso borboteo o el <<gluglú>> de un intestino sano, puede ser reemplazado por uno más ruidoso y violento, lo que significa que hay gas que se está moviendo dolorosamente. 
  • Rechinar de dientes de una forma ruidosa por el dolor.


Tratamiento


Cuando lleves a tu conejito al veterinario, lo primero que se hará es determinar la causa de la parada o el funcionamiento lento del sistema digestivo. Si tu veterinario concluye que no hay una obstrucción intestinal, hay varios tratamientos que querrá implementar para ayudarlo.

Importante: No realices ninguno de estos procedimientos o intentes administrar medicamentos sin la supervisión de un veterinario especializado en conejos.

  • Masaje abdominal: una de las mejores formas de estimular el intestino es con un suave masaje de abdomen. 
  • Medicamentos para la movilidad (como la cisaprida): ayuda a estimular el movimiento del sistema digestivo. 
  • Simeticona: es esencial para el alivio de los gases. 
  • Fluidos vía intravenosa: ayuda a suavizar la masa en los intestinos. 
  • Alimentarlo a través de una jeringa para segurar que el conejito reciba los nutrientes esenciales y continúe alimentándose. 
  • Suministro de antibióticos: previene el crecimiento de bacterias dañinas. Se debe administrar con precaución para que no elimine la presencia de las bacterias benéficas y esenciales en el sistema digestivo. 
  • Monitoreo de la temperatura corporal: es de extrema importancia monitorear cuidadosamente la temperatura corporal de tu conejito. Esto se puede hacer usando un termómetro (plástico e irrompible) vía rectal. La temperatura normal de un conejo se encuentra entre los 38° y los 40°. Una temperatura más alta puede indicar estrés o infección, esta última requiere de atención veterinaria inmediatamente. Una temperatura abajo de los 38° es más preocupante que una medianamente elevada. Una temperatura baja anormal o hipotermia puede indicar shock o septicemia, una infección bacteriana que ha entrado en el torrente sanguíneo. Un conejo con una temperatura más baja de los 37° debe considerarse de extrema urgencia. 
  • Medicamentos para el dolor para ayudar a aliviar la incomodidad producida por la acumulación de gas. 
  • Ofrecer cantidades ilimitadas de heno y verduras: así el conejito no tenga deseos de comer, es importante que tenga acceso a esta comida. La fibra y humedad de las verduras ayudarán a estimular el intestino. Si el conejito se rehúsa a comer, intenta con verduras con fragancia, como el cilantro, la menta y otros. 
  • Enzimas digestivas: pueden ser útiles para aflojar y suavizar una masa de comida o bola de pelo - las bolas de pelo son un síntoma de una parada gastrointestinal y no su causa. Las enzimas proteoliticas pueden ser de origen vegetal o animal. La papaína, que se encuentra en la papaya; y la bromelaina, que se encuentra en la piña pueden ayudar a deshacer la mucosidad vinculada a una obstrucción, permitiendo que se rompa lentamente y pueda pasar. La piña no puede ser de lata, ya que esta ha sido procesada y ya no contiene las enzimas. Ni siquiera el jugo de piña es recomendable, ya que tiene un contenido alto en azúcar, que es lo último que quieres darle a un conejito con el intestino comprometido. Solo la piña congelada y fresca proveerá enzimas activas (bromelina) 
  • Estimulantes de apetito: vitaminas de complejo B, administradas vía oral o inyectadas, o periactin pueden usarse para estimular el apetito. Esta última no solo ayuda a estimular el apetito sino que también ayuda a suplir lo que el conejito a dejado de recibir por no producir o comer su cecotrofos. Es vital que el conejito siga comiendo, aún si tienes que forzarlo a hacerlo. La anorexia puede resultar rápidamente en úlceras gástricas y en una degeneración sería del hígado. 
  • Reducción del estrés: es importante que la persona que vaya a cuidar del conejito sea paciente y permita que los tratamientos y medicamentos comiencen a funcionar. Los conejos se estresan fácilmente, así que se debe evitar la manipulación excesiva. Puede tomar varios días antes de que veas algunas heces, y hasta dos semanas o más de terapia de movilidad para que el intestino funcione normalmente otra vez. La clave de una recuperación exitosa es la paciencia y la perseverancia. No vayas al veterinario más de lo necesario, ya que el viaje podría complicar más la situación a causa del estrés, pero mantén informado a tu veterinario del progreso o cambios de tu conejo.


Cómo prevenirla


Hay varias medidas que puedes tomar para prevenir la parada o éstasis gastrointestinal. Lo primero es que te asegures que tu conejito tiene un alimentación basada en la fibra (heno). Consulta nuestra guía de alimentación para informarte sobre los alimentos apropiados. Este tipo de alimentación es esencial, no solo porque le provee la fibra necesaria para mantener una buena movilidad intestinal, sino porque ayuda a desgastar sus dientes, lo que garantiza una buena salud dental. 

Asegúrate que ingiera suficiente agua para que la comida que ingesta se mantenga hidratada y se mueva suavemente. Puedes darle, al menos, 1 o 1 1/2 tazas diarias de verduras frescas y húmedas por cada 2 kilos (peso del conejo). Puedes ver nuestra sección de verduras y frutas aqui

Recuerda, además, que el ejercicio regular no solo mantiene los músculos fuertes, también contribuye a mantener los suaves músculos de los intestinos con una buena tonicidad y activos. 

Otra forma de prevención es llevando a tu conejito a chequeos médicos regulares. Después de examinar a tu conejito, el veterinario puede detectar problemas de salud subyacentes, que tu conejito ha estado ocultando exitosamente, por ejemplo, infecciones o problemas dentales. Una vez que un problema se vuelve serio, puede manifestarse a través de una parada gastrointestinal. 

Por otro lado, puedes evaluar el hábitat del conejito. Los conejos necesitan mucho espacio para ejercitarce. Se comportan mejor cuando son incluidos en la vida de la familia, pero son propensos a sufrir altos niveles de estrés cuando hay grandes cambios en su ambiente y su rutina, como la perdida de un compañero o una afluencia de visitantes a la casa. Así que haz lo mejor que puedas para darle a tu conejito un hogar libre de estrés, feliz y saludable. 


Ten en cuenta


Este artículo, bajo ninguna circunstancia, reemplaza el consejo de un veterinario. El propósito es informarte y que conozcas sobre una enfermedad muy seria que los conejos experimentan comúnmente. Es importante que tengas presente que no toma mucho tiempo, desde el momento en que notas cambios en el comportamiento de tu conejito, para que su condición empeore dramáticamente. 

No esperes a una emergencia para buscar un veterinario especializado en conejos. Desafortunadamente, muchos centros veterinarios de 24 horas, ni siquiera han atendido conejos, mucho menos saben cuidar de uno que se encuentra con una aflicción aguda. Un veterinario que trate a un conejo como si fuera un perro o gato, puede hacer más daño que bien. ¡Planea ahora y evita un dolor de cabeza después! Encuentra un veterinario especializado en nuestro directorio.

Y, por favor, ¡no esperes a ver si se mejora solo, llévalo a un veterinario inmediatamente, una vez comiences a notar cambios. Es la diferencia entre la vida y la muerte de tu conejito! 

Compartir:

1 comentarios