Ácaros en conejos (parte II): orejas




El ácaro de las orejas se conoce con el nombre de Psoroptes cuniculi y se puede encontrar en todo el mundo. Si se detecta a tiempo no es una condición seria, pero si se deja progresar, puede llevar a una infección bacteriana que se extenderá al oído medio, provocando una cabeza inclinada, pérdida de equilibrio, pérdida de audición e incluso meningitis.

Generalmente, los ácaros se encuentran en una sola oreja, pero pueden presentarse, simultáneamente, en ambas. En algunos casos, puede extenderse a áreas circundantes: la cabeza, el cuello, el abdomen y la región genital, lo que hace que el conejito se rasque compulsivamente y haya irritación de la piel, pérdida de pelo, costras y dermatitis.

Ninguna raza en especial o edad especifica está en riesgo más alto de tener este tipo de ácaros, pero el riesgo de contagio puede incrementarse si hay exposición a conejos infectados, como los de las tiendas de mascotas, refugios o cuando se tiene en casa más de un conejito y hay uno con ácaros. El riesgo de infección también se puede incrementar al estar expuesto a los huevos de los ácaros, que pueden estar en el sustrato de la jaula, maderas, pasto, etc.


Síntomas


  • Comezón en las orejas
  • El conejo sacude frecuentemente su cabeza
  • Se rasca hasta hacerse daño
  • Costras de color beige en el canal auditivo 
  • Pérdida de pelo

Al comienzo, los ácaros comienzan invadiendo las regiones profundas del canal auditivo exterior de las orejas del conejo, donde son difícilmente detectados. Debido a esto, los dueños no pueden detectar cuando se da la infestación inicial. Aunque las orejas lucen bien, se puede evidenciar que el conejo se rasca y sacude la cabeza. A medida que los ácaros se reproducen, la infestación se extiende del canal auditivo a la oreja como tal. En este punto, la infestación es claramente visible. 

Si tu conejo tiene una infestación de ácaros, notaras una masa de cera de color café, como se muestra en la siguiente imagen. Cabe aclarar que hay que descartar que la cera se este produciendo por una limpieza inapropiada, debido a que el conejito esté discapacitado o presente artritis.

© Medirabbit

Si no se inicia un tratamiento en esta etapa, se desarrollará una costra, que puede alcanzar un espesor de 2cm. El conejito sufrirá un dolor y comezón intensos debido a esto. Consecutivamente, la oreja ya no podrá erigirse (estar parada) y permanecerá caída. Es importante que evites remover la costra. Si lo haces, sangrará y la piel se erosionará. El conejito sentirá mucho dolor y es probable que comience a gritar. ¡NO LO HAGAS!

©Aizenberg

Infestación severa de ácaros con una costra de 2cm de espesor

Además de esto, puede observarse hongos o una infección bacteriana secundaria. Si no se comienza un tratamiento, la bacteria se extenderá y causará un engrosamiento anormal de la piel (hiperqueratosis) y otitis externa (infección externa del oído). Si esto continua, la infección puede llegar más profundo en el oído, causando la ruptura de la membrana timpánica y la consecuente infección del oído interno. Todo esto puede estar acompañado de una cabeza inclinada.


Diagnostico


El diagnostico puede ser difícil y la observación visual no es suficiente para confirmar la presencia de ácaros de las orejas. Los métodos de detección incluyen el raspado de piel (superficial, si se sospecha de ácaros; profunda, si se sospecha de sarna) o aspirado. Las muestras del raspado y el aspirado se examinan en el microscopio. Hay grandes posibilidades de ver un ácaro, larvas o huevos en este tipo de muestras. También se puede tomar una muestra de pelo. Si no hay presencia de ácaros, se revisan otras partes del cuerpo. Si hay sospecha de sarna, pero no se confirma con este tipo de muestra, se deberá realizar una biopsia.

©Medirabbit

El examen para diagnosticar ácaros en las orejas es, generalmente, fácil, no es invasivo y no produce dolor. Incluye la examinación de las orejas del conejo con un otoscopio.


Tratamiento


La costra jamás debe removerse

Removerla es extremadamente doloroso para el conejito y lo hace gritar del dolor. 

Antes de comenzar cualquier tratamiento, si tienes dos conejos o más, deberás separarlos del conejo con la infección, ya que los ácaros se esparcen de conejo a conejo rápidamente. Se aconseja que también se traten a los demás conejos, aún cuando no presenten síntomas de infección.

Luego, limpia la jaula y el entorno y esteriliza los comederos y bebederos para prevenir una nueva infestación. Cuando los conejos se rascan o sacuden la cabeza, partes de la costra infestada de ácaros caen de las orejas al entorno. Estos pedazos que caen contienen ácaros vivos y sus huevos.

El veterinario te recetará un tratamiento con medicamentos antiparasitarios de la familia de las avermectinas (las avermectinas son una serie de 16 miembros derivados macrocíclicos de la lactona con propiedades insecticidas, acaricidas y antihelmínticas). NO COMIENCES UN TRATAMIENTO SIN EL CONSENTIMIENTO DE UN VETERINARIO ESPECIALIZADO. Una vez se ha comenzado el tratamiento y los ácaros ya no están infestando la costra, la piel subyacente podrá sanar y la costra comenzará a caerse sola.

Este tipo de medicamento no es ovicidal, es decir que no matarán los huevos. Sin embargo, el medicamento permanece en la piel lo suficiente para eliminar la larva que emerge del huevo.

Otros tratamientos incluyen ungüentos con antibióticos para cualquier infección bacteriana, que se encuentre en la parte exterior de la oreja. Los antibióticos orales se recetan para infecciones del oído interno. Si el conejito siente dolor, el veterinario también recetará medicamento para ello.

© Akira Yamanouchi

Fácil remoción de la costra, después de pocos días del tratamiento. 


Precaución y manejo


Se sugiere que se realice un nuevo examen al mes de iniciar el tratamiento. Para la mayoría, el pronóstico es excelente. En los casos de infestación severa y donde hay ruptura de la membrana timpánica, podría darse una pérdida de audición. Esto, generalmente, no es común , pero es posible.

En cualquiera de los dos casos, desinfectar continuamente y mantener el entorno muy limpio se hace extremadamente necesario para que no hayan recurrencias. Si notas que los ácaros han regresado o que el conejito no se ha recuperado completamente, contacta al veterinario nuevamente.

Intenta mantener la suciedad y el polvo al mínimo. Limpia la jaula y los alrededores con una mezcla de agua y bicarbonato de sodio (soda). Deja secar naturalmente para esterilizar. Mientras realizas la limpieza y durante el secado, deberás poner al conejito en otro lugar.

Se recomienda, además, que reduzcas el estrés del conejito. La población de ácaros en los conejos tiende a exacerbarse en presencia de estrés. Asegúrate de que tu conejito tiene una alimentación balanceada, que su entorno está limpio y que si tienes otro o más conejitos, no lo agredan. No lo expongas a condiciones extremas de calor o frío y trata cualquier enfermedad que notes lo más pronto posible.

En los casos donde hay dos o más conejos, es importante tener en cuenta que nosotros podemos transmitir los ácaros de conejo en conejo, a través de nuestras manos y ropa. Al manipular a un conejo con ácaros, incluso si no sabes que los tiene, puede resultar en que los ácaros se suban a tu ropa y piel. Estos ácaros no te lastimaran en ninguna forma, pero pueden pasarse de tu piel o ropa a los otros conejitos que toques.

___
Referencias

- Medirabbit
- Pet MD
- Rise and Shine Rabbitry
___
Imagen de cabecera: The Grow Network

Compartir:

0 comentarios