Una jirafa salvaje encuentra un conejito y decide quedárselo


La amistad puede encontrarse en los tamaños y lugares más inusuales.

Ayesha Cantor, propietario de Kragga Kamma Game park en Sur África, estaba conduciendo con su hija de 21 años, Tammaryn, cuando vieron algo que hizo que pararan y sacaran sus cámaras.


"Pensaba en tomar algunas fotografías de la jirafa en el ocaso, cuando me di cuenta que una de ellas seguía arqueando su cuello hermosamente", le dijo Cantor a Dodo. "No nos dimos cuenta inmediatamente que había lago en la tierra que llamaba la atención de la jirafa".



Siguieron la mirada de la jirafa. Allí, en el pasto, estaba un pequeño animal de color blanco y negro - un conejo.


"Estábamos muy sorprendidos de ver un conejo domestico justo debajo de las patas de la jirafa", dijo Cantor. "Completamente impávido, incluso estirándose entre las patas de la jirafa".


La jirafa era un tipo de jirafa africana, que es originaria de los países africanos, como Sur África. Pero el conejo era un conejo domestico, que no tenía por qué estar en el monte africano.


Cantor y su hija supusieron que el conejo se había escapado del cobertizo de un vecino. ¡Estaban sorprendidos de que no se lo hubiesen comido los depredadores!


Mientras observaban desde la ventana del carro, esperaban que el conejito saliera corriendo, especialmente, cuando la jirafa comenzó a moverse. Pero el conejo se quedó cerca de su amigo de patas largas.


"No daba señales de querer irse", dijo Cantor. "La jirafa se agachaba y olfateaba y acariciaba con el hocico. El conejo comía un poco y saltaba hacía otro lado con la jirafa siguiéndolo. Algunas veces, parecía como si la jirafa fuese a pisar con sus gigantes pezuñas al conejo, pero fue muy gentil, nunca lo golpeó. Es sorprendente que el conejo no diera ninguna señal de temor".


Cantor y su hija observaron a la extraña pareja durante 45 minutos. Eventualmente, se fueron porque estaba oscureciendo y no podían tomar buenas fotografías. Pero la jirafa y el conejo todavía estaban juntos cuando se marcharon.


"Este es un avistamiento muy inusual", dijo Cantor. "Realmente, es un milagro que [el conejo] haya sobrevivido en el parque. Siendo domestico, no tiene los mismos instintos de supervivencia que un conejo salvaje. Depredadores como el chacal y el caracal no le hubiesen dado tanto tiempo. Quizás, la jirafa hace un buen trabajo manteniendo a su amigo a salvo".


___
Fuente: The Dodo
Traducción: conejoscolombia.com
Imágenes: ©Ayesha Cantor

Compartir:

0 comentarios