Viajes y vacaciones



Viajar con un conejito puede ser una tarea difícil y, la mayoría de las veces, debemos dejar a nuestro pequeñito atrás. Por esta razón, los arreglos para dejarlo en buenas manos antes de irnos son muy importantes, así como también debemos planear qué pasará con él durante el viaje, si decidimos llevarlo con nosotros. Debemos tener en cuenta que cada conejito es un mundo, y no todos reaccionaran de la misma manera ante una situación de estrés como esta.


Dejando al conejito en casa


A la mayoría de conejos les gusta quedarse en su propio hogar. Por esto, la mejor opción es tener a alguien que cuide de ellos en nuestra casa, mientras no estamos. En caso de que esto no sea posible, podrías recurrir a tus amigos o familiares para que lo cuiden. Es importante que sepas que los conejos se estresan por los cambios en su ambiente, rutina, alimentación, temperatura, etc., así que deberás escoger la opción que los beneficie a ambos, pero, sobretodo, para que el conejito se sienta cómodo.

La forma de saber que un conejito se siente estresado es si presenta diarrea, se vuelve agresivo o no come. Si planeas con cuidado su estancia mientras no estás, podrás minimizar estos síntomas.

Si te decides, y es posible, que alguien cuide al conejito en tu casa, asegúrate de que esta sabe acerca de los cuidados y alimentación de tu pequeño. Deja que el conejito pase unos días antes del viaje con la persona para que se familiarice con su presencia, si no lo está.

Déjale a la persona toda la información importante sobre tu conejito: nombre, edad, sexo, historial de salud, rutina de alimentación, contacto del veterinario, número de emergencia y un número al cual pueda contactarte en cualquier momento. También, haz una lista de instrucciones que cubra su forma de alimentación y limpieza y que, además, incluya signos de alarma a los cuales deberá prestar atención para evitar el desarrollo de una enfermedad en tu ausencia.

En caso de que se presente alguna emergencia, deberás llegar a un acuerdo financiero con la persona y el veterinario antes de irte. Asumiendo que la persona es de confianza, puedes dejarle un dinero para emergencias, el suficiente como para cubrir una emergencia médica. Es importante que hables con la persona encargada de cuidar al conejito para que, en caso de que se llegue a requerir más dinero del que dejaste, cubra los gastos mientras llegas. También habla con tu veterinario para que, de ser posible, te abra una cuenta, que será cancelada a tu retorno.

Finalmente, deja todo lo que tu conejito necesita en un solo lugar para que la persona no tenga que estar llamándote a toda hora para preguntarte dónde dejaste tal cosa o dónde esta su comida, etc. Ten preparada su mezcla de vegetales, teniendo en cuenta los días que vas a estar ausente. Con esto te aseguras que el conejito está consumiendo la cantidad adecuada. Estás mezclas las puedes dejar en unas bolsas Ziploc para que se conserven. También puedes etiquetarlas para facilitarle a la persona esta tarea. 

Recuerda llamar una o dos veces al día para asegurarte que tu conejito está bien y que la persona te de un informe sobre el día.


Dejando al conejito en la  casa de un amigo o familiar 


Deberás tener las mismas precauciones del punto anterior, pero, además, deberás asegurarte que el lugar que le proporcionaran al conejito es el adecuado. Si tu conejito va a estar en su jaula, deberás indicarle a la persona que lo saque varías horas al día para que pueda hacer ejercicio.


Guarderías


Sabemos que en Colombia es difícil encontrar guarderías para nuestros conejos. Además de ser la opción menos recomendada. Sin embargo, si has encontrado una guardería que lo cuide, deberás preguntar y mirar qué lugar le van a dar al conejito y qué tan apartado estará de los otros animales. Pregunta, también, si puedes llevarlo en su jaula, ya que así se reduce un poco el estrés del conejito. Recuerda que los veterinarios deberán estar familiarizados con estos animales.

Te recomendamos que intentes por todos los medios encontrar a alguien de confianza que te lo cuide, ya que, si bien, en una guardería los veterinarios podrán tratar al conejito, si algo le llega a suceder, él no estará en un lugar cómodo y, lo más seguro, es que tendrá que estar cerca de otros animales, que lo estresarán fácilmente, como los perros o gatos.

Además de esto, es muy difícil encontrar una guardería dónde sepan sobre conejitos, y lo más probable es que no le presten mucha atención, además de alimentarlo y limpiarlo, lo que hará que tu conejito pase en su jaula durante tu ausencia.


Viajando con tu conejito


©studiolara.com
Viajar con un conejito es algo que suele ser complicado, pero se puede hacer siempre y cuando se haga un planeamiento anticipado. 

Antes de tomar la decisión de llevar al conejito contigo, deberás analizar cómo será tu viaje: ¿Estarás visitando lugares la mayoría del tiempo? ¿Estarás en la casa de un amigo/familiar u hotel durante un periodo de tiempo - un mes o más? 

Si tu respuesta es afirmativa a la primera pregunta, lo mejor es que dejes al conejito bajo el cuidado de una persona de confianza. Si, por el contrario, tu viaje se asemeja la segunda pregunta, podrás llevártelo contigo.

En este segundo caso, es muy importante que le preguntes a las personas que habitan el lugar donde te vas a quedar si están de acuerdo con que lleves al conejito y te cedan un espacio para ubicarlo. En cuanto al hotel, deberás buscar uno que acepten mascotas antes de realizar reservaciones. 

Por otro lado, deberás tener en cuenta el medio de transporte. Aquí te dejamos unos tips para cada una de las opciones.

Carro

Si el conejito no está acostumbrado a viajes largos en carro, deberás acostumbrarlo semanas antes del viaje. Puedes comenzar con viajes cortos de 30 minutos e ir incrementando el tiempo progresivamente durante los días. Recuerda que el conejito debe estar siempre en su jaula o guacal por su protección y la tuya. ¡Nunca dejes al conejito solo dentro del carro! Mucho menos bajo el sol.

El guacal o la jaula debe ser lo suficientemente grande para que el conejito pueda estirarse, pero no tan grande como para que se resbale. Ten en cuenta que lo más probable es que el conejito haga sus necesidades dentro de la jaula/guacal, ya que no será posible dejarle su caja de baño, a menos que sea lo suficientemente grande, como para que quepa - lo cual no es aconsejable por lo que señalamos anteriormente. Comprueba que la jaula o guacal está bien asegurada/o.

Deberás dejarle a su disposición agua y comida, así no los consuma, deberán estar disponibles siempre. También déjale algunas golosinas, como cubitos de zanahoria o fruta para incentivarlo a comer. 

Para cada dos - tres horas para que el conejito descanse, coma y beba agua. Los vegetales son importantes ya que lo mantienen hidratado, en caso de que no quiera beber agua durante el camino. 

Elementos esenciales: 

Agua, bebedero y comedero, comida, vegetales, heno, hojas de papel periódico, bolsas de basura, mantas, una sabana de color claro para cubrir la jaula en caso de sol, vinagre, atomizadores, hielo y toallas (esto para evitar golpes de calor y mantener al conejito fresco, en caso de ser necesario), medicamentos - si lo esta consumiendo. 

Colocale una etiqueta a su jaula o guacal, donde esté el número telefónico de una persona con la cual pueden comunicarse si pasa algo - aparte del tuyo. También coloca una nota con esta información en tu maleta/bolso para que, en caso de algún accidente, puedan comunicarse con alguien que sepa qué hacer con el conejito, y añade algunas instrucciones. 

Busca un veterinario de exóticos en el lugar donde te vas a quedar. Recuerda preguntar si tienen experiencia con conejos. 

Avión

Deberás preguntarte si es totalmente necesario que el conejito vaya contigo. Este es uno de los medios de transporte más estresantes, y si puedes evitarle este sufrimiento dejándolo bajo el cuidado de alguien, es mejor. Sin embargo, si lo ves necesario porque te vas a mudar o vas a estar más de un mes lejos, entonces ten en cuenta lo siguiente. 

  • Buscar una aerolínea que te deje llevar al conejito, preferiblemente en cabina. 
  • Hacer reservaciones con anterioridad. 
  • Adquirir el guacal indicado. La aerolínea te dirá cuáles son las medidas aceptadas. 
  • Cubre el piso del guacal con hojas de periódico y heno. 
  • Si el conejito va en cabina, no lo saques durante el vuelo. 
  • Lleva en tu equipaje de mano algo de comida (concentrado, heno y algunas golosinas) y agua. Si el conejito esta medicado, es necesario que tengas sus medicinas a mano. 
  • Colocale una etiqueta al guacal con un número telefónico de una persona que sepa qué hacer con el conejito en caso de alguna emergencia. También lleva un papel con está información e instrucciones sobre tu conejito en tu equipaje de mano. 
  • Pregunta en la aerolínea si es necesario llevar algún certificado de salud. 
  • Si el conejito no va en cabina, asegúrate que el lugar donde lo ubicarán no supone un riesgo para su vida. 
  • Acostumbra al conejito a viajar un mes antes. Puedes darle paseos dentro de tu carro, de una hora o más de duración. Recuerda ir gradualmente, hasta que cubras la hora (Primero paseos de 30 minutos y luego ir subiendo la intensidad). El conejito debe estar siempre en su guacal/jaula. 

Ya sea que tu conejito viaje en carro o en avión, deberás llevarlo a una revisión general con su veterinario antes del viaje para comprobar que todo está bien. También, pregúntale al veterinario su opinión y que te de consejos para que el viaje sea más tranquilo y menos estresante para tu conejito.

Compartir:

0 comentarios